Alimentación y lactancia

C. Nieto.

Entre las muchas dudas que tienen las mujeres en los primero días tras el parto, la alimentación más adecuada durante la lactancia, es un tema estrella. Y la respuesta es sencilla: PUEDEN COMER DE TODO. Pero….., si me han dicho que los espárragos producen gases, que el picante es perjudicial, que no puedo tomar café y que tome un montón de vitaminas.
Nos encontramos con el mismo problema de siempre: información contradictoria, en muchos casos, no basada en la evidencia científica. Ningún alimento es perjudicial para los lactantes, y ninguno es imprescindible. La crianza de los hijos está rodeada de mitos que se perpetúan entre las mujeres de diferentes generaciones y en más de una ocasión apoyado por profesionales sanitarios.
image

Restringir alimentos a las mujeres que amamantan, es una manera más de complicarles la vida.
Pasado el parto, todas las restricciones que se recomienda mantener en el embarazo desaparecen, tanto los embutidos curados, como los quesos no pasteurizados, o el pescado crudo se pueden consumir sin miedo. La leche Materna tiene una característica sorprendente: adquiere el sabor de los diversos alimentos que consume su madre, y eso le permite ir acercándose al modo de alimentación de la familia, y la transición al resto de alimentos suele ser más sencilla.
Las pautas para las mujeres lactantes, deberían ser iguales que para el resto de la población, y señalando que el objetivo de esas indicaciones no es mejorar la calidad de la leche, sino que la madre se encuentre más saludable.
Ni la calidad ni la composición de la leche materna varía con la dieta de la madre. Incluso madres desnutridas siguen produciendo leche adecuada para sus bebés. Asociar la alimentación de la madre con la calidad de la leche, sólo genera culpabilidad en las madres y no mejora la salud de los lactantes.
Respecto a los suplementos de vitaminas y minerales, tan de moda en la actualidad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sólo aconseja ingerir un suplemento de 200 microgramos de Yodo durante la lactancia e incluso no hay consenso entre la comunidad científica. La Asociación Española de Pediatría (AEP) afirma que los beneficios de suplementar con Yodo la dieta materna son mayores que los riesgos, aunque en la actualidad España es según la OMS un país yodosuficiente1.

 

  1. Donnay S, et al. Suplementación con yodo durante el embarazo y la lactancia. Toma de posición del Grupo de Trabajo de Trastornos relacionados con la Deficiencia de Yodo y Disfunción Tiroidea de la Sociedad Espanola ˜ de Endocrinología y Nutrición. Endocrinol Nutr. 2013. Se puede consultar en: http://goo.gl/9L2ORP

¿Porqué lactancia materna?

C. Nieto.

Si estáis embarazadas o deseando estarlo, es el momento de comenzar a pensar en como alimentaréis a vuestro hijo. Hoy en día las mujeres se ven bombardeadas por ventajas e inconvenientes tanto de la lactancia materna, como de la lactancia artificial. Vuestro matron/a de atención primaria y vuestro/a obstetra os aconsejarán que optéis por la lactancia materna para que vuestro hijo se desarrolle de forma saludable, y para disminuir riesgos relacionados con el cáncer de mama entre otros. No seré yo quien les quite la razón. Sin embargo, seguro que también escucharéis voces que os hablen de las dificultades, de las molestias, e incluso de tristeza y desesperación. Y también tienen razón.

lactanciamaterna Entonces, ¿qué hacer? Aunque os parezca exagerado, esto sería como preguntarse ¿Es mejor andar con las piernas o utilizar una silla de ruedas? Cuando es necesario utilizar una herramienta para moverse, la mejor opción sería un bastón, sino unas muletas y en último lugar una silla de ruedas, pero, mientras sea posible lo mejor son las propias piernas.

Muchas mujeres se pueden sentir ofendidas, ya que a pesar de esforzarse, no consiguieron amamantar a sus hijos. Las entiendo mucho más de lo que creen. Me encontré en esa situación, que es realmente dolorosa, y opté por la lactancia artificial. Mirando hacia atrás me hubiera gustado encontrar mi bastón, en lugar de recurrir directamente a la silla de ruedas, y haber amamantado a mi hijo con la ayuda que hubiera sido más adecuada.

Resumiremos diciendo, que la lactancia materna es lo que nuestro cuerpo necesita y lo que el pequeño instinto de nuestros bebes anhela, pero que no es un camino fácil en nuestra moderna sociedad.

Hace menos de un siglo, no existía una alternativa real a la lactancia materna, disponible para la mayoría de la sociedad. Los pocos sucedáneos de leche materna que existían eran caros y peligrosos. La única opción saludable eran las amas de cría, que sólo podían permitirse las clases más adineradas. Por tanto, las mujeres no podían elegir. Tenían algo mucho mejor que la opción de la lactancia artificial. Las mujeres vivían en grupos unidos, en los que la crianza era algo cotidiano, y aprendían unas de otras. Ahora afrontamos la maternidad (no sólo la lactancia) sin haber visto un bebe de cerca. A nadie se le ocurriría ponerse a programar un ordenador sin haber aprendido antes, o a conducir un coche sin haber estado antes dentro de un coche. Nuestro problema no es que la lactancia y la crianza sean difíciles, sino que nadie nos enseñó antes.

A todas vosotras, que todavía estáis meditando sobre estas dificultades, lo que más puede ayudar en vuestra decisión es leer libros con la información más actualizada, acudir a grupos de apoyo en lactancia materna y hablar con los profesionales de la salud especializados.

Bibliografía recomendada:

  • Un regalo para toda la vida de Carlos González.
  • El arte femenino de amamantar de la Liga de la Leche
  • Amamantar: una elección, un deseo  de la Consejería de Sanidad de la CAM. Acceso libre: http://goo.gl/zhTCKY

 

Grupos de apoyo: